LAS 4 LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD

La cuatro leyes de la espiritualidad que se enseña en la india...

1. La persona que llega es la persona correcta.
2. Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido.
3. En cualquier momento que comience es el momento correcto
4. Cuando algo termina, termina.
En resumen:

TODA PERSONA O SITUACIÓN LLEGA A NUESTRA VIDA EN EL MOMENTO ADECUADO Y PERMANECE EL TIEMPO CORRECTO.


 Sin embargo, nuestra zona de confort siempre esta queriendo ser ocupada, y es nuestro ego quien a través de los miedos nos suele acompañar a ese lugar, alejándonos de la aceptación y por supuesto de nuestro bienestar.



 A través del desprendimiento del ego llegamos a la aceptación.

 Todos en algún momento de nuestra vida hemos pensado: "Debería haber conocido a ésta persona en otra época"..." Si esto o lo otro me hubiese ocurrido en éste momento, en vez de entónces...", etc, etc, etc.
 Somos seres emocionales y necesitamos realizar un proceso para cualquier evolución. Ante cualquier pérdida necesitamos realizar un proceso de duelo,  para finalmente llegar a la necesaria aceptación. Cualquier final, necesitará un duelo más o menos duradero dependiendo de la forma de relación emocional que nos una a la persona o la situación.

LA ACEPTACIÓN NOS LLEVA AL RECONOCIMIENTO DEL CICLO Y LA TRANSFORMACIÓN.

Aquí tienes un pequeño ejercicio que puedes realizar para desconectar y aceptar:


1. Pon tus manos sobre el estómago y te mantienes así en esa posición unos 5 minutos, respirando y relajando el cuerpo.

2. Deja que al exhalar salgan tensiones de la zona. Y en cada una de las exhalaciones, comienza a sentir como te alejas de la situación.

3. Siente como vas eliminando el peso que ocupa esas tensiones, e imagina que comienzas a flotar libre de la atadura que te produce la situación.

4. Centras la atención en la respiración, y te mantienes así por unos 20 minutos.

 Con éste ejercicio estamos movilizamos la energía propia (ki),  Y de ésta forma de trabajamos los miedos a nivel energético, evitando que se estanque, y manteniendo la higiene energética.